Descripción

⏰ 📖 : 4 min.

Talleres con las y los abuelitos de Casa de la Divina Providencia

Categoría: Germinando Lazos
Fecha: febrero 2019

En estas semanas hemos estado trabajando con los beneficiarios de Casa de la Divina Providencia con talleres enfocados a su salud mental y emocional.

El taller “Siguiendo las Texturas” lleva a los participantes a percibir lo que les rodea (incluyendo las plantas del huerto) utilizando no solo su vista sino también su oído, tacto, olfato y hasta el gusto, con la finalidad de que reflexionen sobre las capacidades que tienen en esta etapa de su vida y recordar el simple placer de disfrutar nuestra realidad en cada etapa con lo que aún nos ofrece nuestro cuerpo y nuestra existencia. Al principio con los ojos cerrados o vendados sentados en equipos alrededor de cada mesa, fueron pasando por sus manos y llevándose a la nariz, al oído, y a diferentes partes de su piel, diferentes plantas, plumas, tierra y hasta masa. Así, ellos se dieron cuenta que a través de sus sentidos pueden reconocer diferentes elementos y texturas no sólo del huerto, sino del mundo que les rodea, valorando así cada parte de su cuerpo y  considerando el auto-cuidado del mismo.

El taller “Mapeando nuestro cuerpo” los lleva a identificar las partes del cuerpo humano que les ayudan a relacionarse con los demás, aquellas que les permiten  experimentar diferentes sensaciones y aquellas partes que nadie debe tocar, lo cual permitió reconocer sus cuerpos y les ayudó a reflexionar sobre su salud, su cuidado y marcar límites claros con respecto a sus cuerpos, previniendo así abusos y violencias.
La actividad inició con la tarea de dibujar una silueta humana, algunos abuelos mencionaban que sería complicado para ellos dibujar, pero pronto cada grupo se organizó para que cada integrante participara dibujando la cabeza, las extremidades, las manos, los pies y detalles que van desde los aretes y acotaciones de los sentidos. Después la iluminaron con colores distintos la identificación de cada área de acuerdo al ejercicio. Terminando el dibujo, la última parte del taller consiste en un «paseo por el cuerpo», en donde acompañados por música relajante y con los ojos cerrados, cada uno tuvo la oportunidad de tocar desde su propia cabeza hasta los pies (o donde alcanzaran), para al final auto-abrazarse y cada uno decirse a sí mismos que se aman, se quieren y respetan.

En ambas actividades participaron al menos 40 abuelos divididos en grupos y fueron guiados por la Psicóloga Carolina López, colaboradora de OLAKAC. Aunque fueron diferentes, los abuelitos y abuelitas de la Divina Providencia quedaron gratamente sorprendidos con el impacto que ambos talleres tuvieron para ellos, pidiendo que se sigan realizando este tipo de talleres con ellos que, aún siendo tangenciales al cuidado del huerto, les aportan bienestar y salud.

MÁS ACTIVIDADES

Ver más