⏰ 📖 : 9 min.

Coral Gómez y Carolina López participaron activa y amorosamente en el cuidado del huerto y creación y coordinación de eventos de Germinando Lazos hasta la tarde el 13 de marzo del 2020 cuando debido a la pandemia del siglo llevó nuestras actividades al alto total. Son continuas colaboradoras de este blog.

Coral es antropóloga de la ENAH y Caro es psicóloga de la UNAM. Esto las acerca mucho al trato diario con las personas y les permite utilizar sus conocimientos en estos proyectos. No obstante ninguna había trabajado antes en agricultura urbana ni habían participado en actividades o talleres donde participaran adultos mayores en casas de descanso con niñas y niños de casas hogar. Su trabajo ha sido y sigue siendo ejemplar –profesional y detallado- en los dos y un año respectivamente que han acompañado el camino de esta A.C., así que quise entrevistarlas para esta entrega del blog, haciéndoles dos preguntas que puedan asomarnos un poco a su experiencia y transformación personal durante este tiempo compartido con nuestras bellas abuelitas, niñas, abuelitos y niños.

Nota: tanto las preguntas como las respuestas fueron editadas con autorización de las entrevistadas para reducir el número de palabras.

¿Identificas algún antes y un después con tu experiencia en OLAKAC y/o has sentido alguna cambio gradual?

Coral: Al principio sentí el antes y el después, y pienso que tiene mucho que ver con mis trabajos anteriores. Esta experiencia estabilizó mucho mi vida en cuestión de horarios, dinámicas de trabajo y personas con las que ha estado colaborando en este tiempo. En cuestión de experiencia gradual, siento que aunque soy una persona paciente, este trabajo me ha dado mucho más apertura de escucha y de potencializar esa paciencia o llevarla a un punto donde yo pueda escuchar a otra persona y tomar decisiones que no solo me convengan a mí sino a todas y a todos y creo que eso es un gran aprendizaje en general para la vida. Nunca había trabajado con adultas mayores ni con niños, entonces esta experiencia me abre los ojos para mirar a otras etapas de vida, a una que ya pasé y una que voy a pasar. Justo al trabajar con estas personas no solo me veo a mí misma, sino me hace pensar cómo me hubiera gustado que me trataran o cómo me gustará que me traten; me abre esta posibilidad. También ha aumentado mi autoconfianza. Aunque soy una persona segura, a veces me auto-critico mucho: trabajar con grupos, dar instrucciones, crear los talleres y coordinar las actividades me ha hecho tener más confianza en mí y en mi trabajo.

Caro: Como psicóloga, antes había trabajado con adultos mayores o menores en el camino pero trabajando desde la elaboración de talleres o acompañamiento durante mis prácticas profesionales. He aprendido a trabajar de forma distinta, desde cómo trabajar desde casa a cómo trabajar como equipa distribuyendo el trabajo de manera equitativa. Uno de mis principales aprendizajes fue el cómo cuidar y mantener el huerto de manera meticulosa como lo hacemos. Aprendí cómo hacer los bio-fertilizantes orgánicos, almácigos y toda esa estructura. Con los adultos mayores he aprendido que, a través de las diferentes experiencias de vida, puedo ver la vida de una forma distinta, planear, organizarme. Me ha permitido fijarme objetivos y decir: yo tengo estas herramientas, qué puedo hacer con ellas.

¿Creen que va a influir en sus decisiones de vida futura personales (plan de vida) trabajar con adultas/os mayores y niñas/os?

Coral: En mi caso yo pienso que sí. Me gustaría seguir teniendo amigas adultas mayores porque se me hace muy valiosa su experiencia de vida y su manera de ver el mundo. También me hizo pensar que a veces nos segregamos por grupos de edad, o pensamiento o ideales. Eso está bien, pero tener esa apertura es muy enriquecedor, en especial con las personas mayores. Ya no estás con ellas para discutir cosas inmediatas, sino que creas lazos más profundos. No tiene que ver si tienen pensamientos políticos diferentes por ejemplo; compartes otras cosas con ellas. Creo que influirá en que voy a estar más abierta y buscar esas amistades, escuchar más a las personas adultas mayores. En el caso de los niños me hace pensar que si bien no quiero tener hijos, tengo claro me gustan los niños y niñas y tengo que evitar estos comentarios que me parecen adulto-centristas de que los niños estorban, no pueden aportar nada, a veces en círculos politizados es algo común aunque no es verdad, al contrario, creo que también aportan una perspectiva que es muy valiosa, nos enseña muchas cosas, al igual que la de los adultos mayores. Tener amigas o amigos niñas es más difícil porque no tengo amigas que tengan hijos o hijas, pero sí me gustaría hacer más proyectos que los involucren.

Caro: Pienso en el futuro, cómo me veré como adulta mayor. Me preocupa cómo voy a vivir la vejez. También pienso que la compañía de las adultas mayores es importante justo por la experiencia de vida que te comparten. También porque conoces historias donde, por ejemplo tú quizá piensas que pasas por una situación y esa se vuelve complicada, y al escucharlas ves que ellas pasaron por situaciones adversas y quizá no se dieron cuenta que fueron fuertes y resilientes, y eso te ayuda a ser más fuerte. En cuanto a casarme, antes ya lo había pensado y al menos en este momento me gustaría permanecer soltera, y he aprendido que también la vejez estando soltera se vive de forma distinta. Las adultas que he conocido que han estado solteras y viven su vejez nos cuentan esa historia de vida y logra romper con esos roles tradicionales en los cuales a veces te posicionas, y me hace pensar sobre cómo vivir el futuro. Con respecto a los niños, al menos en este momento no me gustaría tener hijos, pero también convivo muy de cerca con niños pues tengo una sobrina. Pienso que está la posibilidad de que si no quiero ejercer la maternidad como tal, puedo tener contacto con niños como sobrinos u otro tipo de grupos a través de la profesión.

Gracias Coral y Caro por compartirnos un poco de ustedes.

CaroCoral