⏰ 📖 : 7 min.

Texto: Carolina López

En esta ocasión, quiero compartir la experiencia de quince menores que viven en la casa hogar Fundación PAIDI[1] que forman parte del grupo de beneficiarios del proyecto Germinando Lazos Inter Asociaciones (GLIA), cuyo objetivo es generar encuentros quincenales o mensuales en donde se formen lazos intergeneracionales tras la convivencia con adultos mayores que contribuyan a formar sujetos que se posicionen como agentes de cambio en áreas relacionadas con el medio ambiente, salud física y salud emocional.

Los encuentros aquí referenciados se realizaron de manera mensual en Casa Betti con un grupo aproximado de quince adultas mayores. Los datos que se muestran se recabaron durante dos trimestres de trabajo (octubre 2018–marzo 2019) equivalente a nueve visitas de dos horas cada una.

El grupo de menores está formado por nueve mujeres y siete varones de edades entre 5 y 13 años. Las experiencias que relato se relacionan con la percepción de la vejez y sentimientos que se generaron durante los encuentros GLIA[2].

La mayoría de los menores entrevistados mencionó que antes de su asistencia a Casa Betti no habían conocido a adultos mayores ni se habían relacionado con ellos, por lo que los percibían como personas solitarias, tristes, groseras, aburridas, no divertidas y poco productivas o funcionales que requerían de cuidados especiales. Como lo describe Juan en su testimonio: “Antes los veía un poquito aburridos y los veía no divertidos ¿verdad? Y ahora sí, viendo a las abuelitas de casa Betti es mejor, viéndolas, cada día conviviendo  con nosotros, las historias que nos cuentan, que juegan futbol”.

Al compartir diversas historias de vida durante cada encuentro GLIA, la percepción de la vejez ha cambiado en estos menores, ya que ahora las ven como personas felices, divertidas, cariñosas, amorosas, comunicativas, respetuosas e interesantes; personas que bailan, juegan futbol y realizan ejercicio. Al mismo tiempo los niños y las niñas han  reflexionado sobre cómo será su vejez, ya que ahora se preocupan por apoyarlas o estar atentos de ellas y a las personas adultas con las que se rodean (ya sean sus propios abuelitos o conocidos), como lo que nos comparte Hugo: “Pues antes los veía como si fueran, si ya estuvieran muy viejitos y no pudieran hacer nada y nada más tendrían que  estar atrás de ellas cuidándolos. Pues ahora que fui a Casa Betti las vi, vi que las adultas mayores sí tienen capacidades para hacer muchas cosas”.

Además se observó que durante las convivencias, los menores reportaron cambios personales positivos, como ser más tolerantes y respetuosos. Como lo describe  Gael al compartirnos que el visitar a las abuelitas le: “ha enseñado a no ser grosero,  a respetar a los demás, a portarme bien, a ser una buena persona y a cuidarlos”. Por otro lado Hugo comenta que uno de sus aprendizajes ha sido “respetar a los adultos mayores”.

Los sentimientos que reflejaron los menores en su mayoría fueron positivos: el 80% de ellos mencionó que al visitar a las abuelitas se sentían felices, el 13.3% alegres y el 6.7% con mayor tranquilidad, lo cual repercutió en su salud emocional y relaciones sociales positivas. Hashly comparte que se siente “muy feliz al visitar a las señoras de Casa Betti ya que son como sus abuelitas”,

Con estos resultados, podemos observar que estos encuentros GLIA son de gran beneficio para los menores, ya que por medio de la convivencia intergeneracional entre las adultas mayores y ellos se logró cambiar su idea sobre la vejez y romper con sus prejuicios hacia ésta. Su experiencia ayudó a que ellos aprendieran a convivir de manera sana y positiva. Además, las adultas representan para en ellos una figura de vida positiva ya que les motiva a continuar generando herramientas sociales para su vida; en el caso de las abuelitas, ellas se sienten con un grado mayor de utilidad y felicidad al recibir a este grupo de menores.

[1] Institución de Asistencia Privada que funge como casa hogar en la zona norte de la Ciudad de México, en la alcaldía Azcapotzalco.

[2] Dicha información se encuentra en el “Segundo informe de impacto social del proyecto Germinando Lazos Inter Asociaciones”.